Bases del sistema

Preparación

El buceo es un deporte que al mismo tiempo de ser relajante y entretenido, tiene unos altos requerimientos de esfuerzo físico y mental. “Una buena preparación y disposición física reduce el riesgo de DCS”.

Por todas estas razones, es de suma importancia que cada buceador no exceda los límites de su condición física, para no ponerse a sí mismo en peligro y a los miembros de su equipo.

Un entrenamiento físico regular y unos buenos hábitos alimenticios nos harán disfrutar aun más de la práctica de esta actividad. Fumar y el buceo son dos actividades incompatibles.

El buceador y su equipo deben tener especial atención a su estado de preparación para responder rápida y efectivamente a las emergencias. Los procedimientos de emergencia y las rutinas (compartir gas, etc.) deben ser objeto de práctica continua para garantizar que esas acciones se realicen de forma instintiva cuando sea necesario aplicarlas a una situación real de buceo.

La flotabilidad es un Factor que supuestamente es sencillo, aunque también necesita aprendizaje y   entrenamiento para alcanzar el punto de flotabilidad neutra de manera inconsciente. A veces, un buceador se centra en varias tareas específicas (lanzar el marcador de superficie, compartir el gas, etc) y puede perder el control de su flotabilidad. Durante una emergencia real estos “deslices” pueden suponer un grave empeoramiento de una situación de fácil resolución.

El equipamiento requiere ser mantenido, revisado y ajustado antes de cada inmersión para minimizar los riesgos asociados con los fallos en el mismo. Es necesario contar con una atención minuciosa en su mantenimiento. La alta calidad de los equipos puede llevarnos fácilmente a una actitud menos vigilante e incluso de falsa seguridad.

Todos estos factores, siguiendo las pautas adecuadas, ayudan a aumentar la comodidad y la confianza de los buceadores, y contribuyen a una práctica de buceo más segura y más divertida.

Planificación

Hemos de suponer que todas las inmersiones han sido planificadas previamente y todos los miembros del equipo conocen ese plan y lo han aceptado, pero, ¿qué es el plan? Puede ser algo tan sencillo como esto: Secuencia: Organización del equipo. ¿Quién hace qué, quién va primero, quién lanza la boya, etc.
Gas: ¿Cuál será la presión de retorno (fin de buceo)?.
Profundidad: ¿Cuál será nuestra máxima profundidad, y la media?Duración: ¿Cuál será nuestro tiempo de fondo?
La distancia/Dirección: Lo que hay que nadar o el circuito.
Deco: ¿Qué descompresión vamos a realizar en este plan? ¿Cómo cambiará si se modifican cualquiera de estos parámetros (tiempo, profundidad, etc.)?

La exposición de un plan sencillo como este no se tarda más de un minuto en preparar y nos garantizamos que todos los miembros del equipo tienen los mismos parámetros, normas de la inmersión y que además, siguen la planificación. Es evidente que la planificación es más o menos compleja en función del tipo y del medio ambiente (cueva, profundad, etc ) en la que se desarrolla la inmersión. Pero la esencia de la planificación es la misma en todo tipo de inmersiones, no existiendo inmersiones que necesiten ser planificadas y otras de “menor” complejidad que no lo necesite.

Estado de Alerta

La palabra inglesa ”awareness” que traducimos al castellano como Estado de Alerta, significa de debemos estar constantemente atentos a todos los factores que nos rodean en el buceo; nosotros mismos y los compañeros, el equipo, el equipamiento, el ambiente, el tiempo, la profundidad, el gas (propio y el de los otros miembros del equipo), el entorno, la dirección, y muchos otros.

Debemos estar suficientemente preparados para poder ejecutar cualquier tarea (lanzar la boya, por ejemplo) de tal forma que no necesitemos  estar totalmente concentrados en esa tarea y perdamos (por pequeños momentos que sean) la atención de los restantes elementos (equipo, etc.). Implica una preparación, disposición y actitud mental donde se consigue (sin esfuerzo y sin estrés) saber cuánto gas tengo o cuanto gas tienen nuestros compañeros sin mirar los manómetros.

Un estado de alerta total nos permite tener el control del buceo, poder analizar y tomar decisiones. Para tomar ciertas decisiones tenemos que saber los datos de antemano, por ejemplo, la descompresión que esta obligado hacer el equipo en cualquier momento del buceo. Como es fácil de imaginar todo esto es simple (mejor, tal vez, es decir posible) cuando no estamos afectados por la narcosis. Con este ejemplo esperamos demostrar que esta filosofía debe ser vista y analizada como un todo (en su conjunto). No podemos discutir la mezcla de gas sin tener en mente la motivación, que es minimizar la narcosis.

Mezclas estandarizadas

Cuando se comienza a dar los primeros pasos hacia el buceo técnico, aparecerá la necesidad de optimizar al máximo nuestras inmersiones, que poco a poco irán subiendo de requerimientos de nivel, utilizando distintas mezclas tanto de fondo como descompresivas.

Para seleccionar las mezclas idóneas, existen varias razones, podemos optar por una estrategia de mezcla estándar “Standard-mix” en vez de una estrategia de supuesta mezcla óptima “best-mix”.

El por qué hemos elegido el uso de la mezcla estándar deja claro que el estar familiarizado, a través de la repetición, con un número relativamente pequeño de mezclas tiene varias ventajas:
• Facilidad de realización. 
• Permite conocer y entender la relación existente entre el tiempo de fondo y la descompresión. 
• Permite crear reglas de cálculo de descompresión, permitiendo realizar inmersiones CON MÁS SEGURIDAD sin la utilización de los computadores de buceo.
• Facilitar y potenciar el trabajo en equipo. 

Existen varias tablas de gases estandarizados, todas ellas con sus ventajas y sus inconvenientes. Os presentamos la tabla de gases estandarizados, aunque es importante recordar que de nada sirve optar por una tabla de gases estandarizada si no utilizamos los elementos restantes del sistema DIR : trabajo en equipo, modelos de descompresión, procedimientos etc.
Estas tablas fueron desarrolladas en base a los siguientes criterios:
• END < 30m
• PPo2 < 1,4 (normalmente 1,2 o inferior)

MezclaProfundidad (m)
32%0 .. 30
30/300 .. 36
21/3530 .. 45
18/4545 .. 60
15/5560 .. 75
10/7075 .. 120

Las mezclas de descompresión :

MezclaProfundidad (m)
100%6
50%21
35/2536
21/3557

Identificación de las botellas

Al igual que se estandariza el uso de las mezclas, lo hacemos con las botellas utilizando un UNICO mecanismo mediante las etiqueta de MOD  (Maximum Operating Depth). No vamos a confiar en el color del latiguillo, ni en el lado en el que llevamos la botella, ni cualquier otro mecanismo de identificación. Todas las botellas deberán tener identificada claramente el MOD y el buceador que hará uso de la misma, mediante su nombre. Vamos a analizar todas las botellas – no el mismo día del buceo –  y colocaremos una etiqueta con los resultados del análisis para que todos los miembros del equipo puedan verificar que la botella esta analizada y contiene la mezcla correcta, a fin de cuentas en caso de compartir el gas, soy yo también quien voy a respirar la mezcla que lleva mi compañero.

Compartir esta publicacion

Deje un Comentario